Limpia tus radiadores en 8 pasos

¿Con qué frecuencia higienizas tus radiadores?

Cuando la suciedad se acumula en los radiadores se incrementa el gasto energético a la vez que la sensación de calor disminuye. Para evitarlo lo mejor es realizar una limpieza trimestral externa. A continuación te explicamos los pasos a seguir:

Preparación

En primer lugar asegúrate de cubrir bien la pared de detrás del radiador y poner toallas viejas debajo del mismo. Utiliza una palangana o recipiente que te permita recoger el agua residual.

Herramientas

Utiliza un cubo pequeño con agua caliente y unas gotas de amoniaco, un cepillo tipo biberón (escobillones), un desengrasante que no dañe el material que compone el radiador, bayetas, y un secador de pelo.

Pasos

1 Introduce el escobillón por todos los agujeros y ranuras del radiador y cepilla en profundidad.

2 Pasa el secador por todas las oberturas para provocar que se desprendan  las partículas de suciedad que hubieran adheridas.

3 Aplica el desengrasante por todo el radiador incluyendo laterales, frontales, ranuras y oberturas y deja actuar durante 10 min.

4 Vuelve a pasar el escobillón mojado en agua de forma enérgica por todo el radiador incluyendo todos sus recovecos.

5 Vuelca el agua progresivamente por la parte de arriba del radiador y recógela por la parte de abajo con la ayuda de la palangana.

6 Retira el agua sucia y deja que la humedad restante caiga sobre las toallas viejas durante 5 minutos.

7 Pasa el paño o bayeta por el frontal y los laterales del radiador para secarlo por fuera y sécalo  por dentro con la ayuda del secador de pelo, intercalando ráfagas de aire templado y caliente.

8 Para finalizar el proceso recoge todos los utensilios utilizados y ya habrás terminado.

Consejo

Y si queréis que vuestros radiadores contribuyan a perfumar el ambiente de vuestro hogar solo tenéis que colocar un recipiente de cerámica sobre el radiador con media parte de agua y un puñadito de hierbas aromáticas. Podéis escoger las que queráis, pues existen multitud de variedades. Pero nuestras preferidas son la lavanda, el pino y el eucalipto.
¿Cuáles son las que mejor os funcionan a vosotros/as?

Artículo escrito por:
Guadalupe Navas – Directora